Ir al contenido

Encontrar trabajo en tiempos de crisis

Contenidos de esta sección

Difícil pero no imposible

Un hombre mayor consulta el periódico

¡Es que no hay trabajo!, ¡Es que la situación está difícil!, ¡Es que me corrieron!, ¡Es que ya hice de todo y nada! Seguramente, en cierto momento de tu vida, has pronunciado alguna de estas frases. Quizá sea, cuando la economía entra en recesión y la oferta de trabajo se reduce.

¿Qué es lo que debes hacer? Antes que nada, debes analizar la situación en la que te encuentras y establecer tus objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Tal vez, en estos momentos, sea más difícil conseguir el trabajo que estás buscando. Si ya intentaste de todo y no lo logras, es ventajoso que replantees tu objetivo final. ¿Has pensado que si consigues un empleo distinto al que buscas, puedas crecer dentro de la compañía y llegar al puesto que deseas? Probablemente sí, aunque eso dependerá de tus capacidades y de tu desempeño.

Cambia tus tácticas y procedimientos para buscar trabajo; ya lo decía Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”. Para ello, explota todas las herramientas posibles que tengas a tu alcance. Las tácticas de los reclutadores han cambiado, no esperes que sean ellos quienes te hagan las preguntas para obtener tu información, tú debes realizar la labor de venta de tu capacidad laboral y convencer a la empresa de que eres la persona que necesitan.

Si ya probaste con bolsas de trabajo por internet, hazlo ahora, con periódicos o autopostúlate a las propias compañías; acude a las ferias de empleo y, ¿por qué no?, haz llamadas a tus contactos; tal vez puedan ayudarte.

Si el buscar trabajo es difícil, en tiempos de crisis aún más; por lo que necesitarás mayor fuerza mental y poner el doble de empeño en tu búsqueda. Si fuiste rechazado por alguna empresa, trata de evitar que te invadan los sentimientos de tristeza y frustración, si proyectas una baja autoestima, posiblemente, vuelvas a ser rechazado.

La confianza en ti mismo, agregará valor a tus conocimientos y capacidades para lograr el puesto de trabajo. Siempre habrá una luz que te guíe: tú mismo.

Comparte en redes sociales