Ir al contenido

La importancia de mantenernos activos

Contenidos de esta sección

Actívate y conserva tus capacidades

Mujeres mayores haciendo ejercicio

El deterioro de tus capacidades físicas y cognitivas puede afectar tu desempeño laboral y cualquier actividad productiva que realices. La inactividad puede ser la causa principal de este deterioro y puedes prevenirla teniendo los cuidados necesarios.

Conforme avanzas en edad, algunas de tus condiciones biológicas pueden verse afectadas y, por tanto, incidir en la forma en que desempeñas actividades de tu vida cotidiana.

Puedes observar el déficit de algunas capacidades cuando experimentas situaciones como:

Para hacer frente a estos problemas y contrarrestar la pérdida de capacidades, lo mejor es permanecer activo. Para ello, debes rehabilitarte, física e intelectualmente. De esta forma, tus facultades se conservarán por mayor tiempo.

Cuando gozas de buena salud y llevas un estilo de vida activo, aumenta en ti la sensación de vitalidad y las ganas de seguir trabajando.

Si haces una comparación entre las personas que llevan una vida activa y las que llevan una vida sedentaria, seguramente observarás que las primeras conservan por mucho más tiempo, e incluso incrementan, sus capacidades cognitivas como la atención y la memoria; presentan una mejor condición física; y suelen ser más independientes que quienes llevan una vida sedentaria.

Ten en cuenta que factores como el ejercicio físico, la dieta y la actividad intelectual constante pueden ayudarte a retrasar la disminución de tus capacidades y a tener un mayor bienestar personal.

Para tener un envejecimiento activo, debes contemplar la realización de actividades físicas, sociales, formativas y de entretenimiento. Así, tu vida productiva se prolongará por más tiempo y será de calidad.

Comparte en redes sociales